Sunday, November 19, 2017

La tiznada

Si ser yo me lleva a la tiznada, pues que me lleve...

La tiznada es un término que significa, mancha o manchado de algo que se acaba
de quemar como un carbón pero en México también lo usamos como algo que
tiene vida propia y puede elevarte por los cielos y llevarte lejos, muy lejos,
no sé bien si es antes o después de la chingada, eso lo averiguaré en algún momento.


"La tiznada"
Mixta sobre papel


La vida es cíclica y todo regresa, un día estas arriba y crees que tú lo hiciste,
tu trabajaste por llegar ahí y al siguiente sin saber porqué estas abajo, 
arrastrándote en lo más bajo de ese estado sin saber cómo salir de ahí ni
cómo es que llegaste ahí, piensas que tú no lo hiciste y que no lo mereces.

Es entonces cuando se sabe si eres guerrero o un simple gusano flácido 
que se arrastrará hasta el fin de sus días ó volaras de nuevo algún día que
encuentres la forma de tener alas y descubras un nuevo cielo a dónde ir.
Cuando sientas que de nuevo puedes alcanzar ese arriba.


Saber más de lo que puedo en este momento es imposible, sólo
me queda la resignación de lo que contengo y de lo que podría compilar 
a lo largo del resto de esta vida que tengo, esperar que un día voy a saber más o 
entender mejor como vivir es ya para mi en este momento algo ridículo.

Quién sabe lo que es vivir correctamente? 
Lo único que podemos hacer es abrazar el nuevo momento e ir
soltando el viejo para abrazar el nuevo y con esto, ser el cambio, ser
nuevo constantemente, como el río, finalmente llegaremos al mar donde
todo es, pero nuestro viaje es nuestro y es único, vivir sin remedio,
siendo uno mismo.



Ya me cansé de tener miedo, de querer estar segura de lo que viene,
de cuidar que las cosas salgan bien, de buscar lo correcto, de querer
encontrar la fórmula mágica de la vida y finalmente ser feliz,  no,
no es así, esta vida tiene truco!

Tanta gente, incluyéndome, llena de miedos, monstruos, dudas, ideas
equivocadas que se basan en su propia percepción, llegando a
conclusiones incorrectas que sólo uno ve.


Qué nos mantiene aquí si no el ánimo?
Qué nos anima?
Cómo mantener ese ánimo vivo, ardiente y sin dudas?


Y si me pierdo en las siluetas del olvido 
que mi aroma destelle en lo alto de un cielo estrellado
y se pierda en el vuelco del amanecer, 
como alas de ave en su revuelta a la libertad.





De el museo casa estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, de su colección personal,
y la ofrenda que le hicieron éste día de muertos en su patio.




Me quedé vacía.